sábado, 3 de octubre de 2020

AGUJERO NEGRO

 

Ayer empezó a deformarse la cara de Henry. Yo no me he visto aún. No sé si se habrá dado cuenta, pero casi no se le entiende. Le diré a Tom que, cuando conectemos con la base, hable él en lugar de Henry. Duermo muy mal, duermo muy mal... Y George con esos movimientos espasmódicos de los brazos no va a poder usar el cuadro de mandos. Eso, cuando no le da por vomitar. De los cuatro, solo dos estamos normales, Tom y yo. De momento. Menos mal que por ahora no hay gran cosa que hacer. Esperemos que para el alunizaje hayan desaparecido las "patologías asociadas". Sólo quedan tres días... Yo lo que no tolero es la parafernalia "Human Program". Me estomagan los videos con el psicólogo, nunca sé qué decirle. Y lo de conectar con redes sociales, valiente tontería. Ya sabíamos a lo que veníamos, yo por lo menos. A no hablar con nadie, una maravilla. ¿Qué culpa tengo yo si soy callado? A ir a tu bola, en un lugar completamente nuevo. Un cambio total. Tampoco me gustó que fuéramos cuatro, hubiera preferido mil veces un solo tripulante, dos como mucho. Que me seleccionarían, lo tenía clarísimo. Llevo toda la vida preparándome para esto, sí, toda la vida. Mis condiciones físicas y mentales son excelentes, a la vista está. Ahora que miro a Tom, lo veo como más triste, más cabizbajo. ¿No tendrá el efecto asociado de la depre? Se pasa ratos y ratos con las videoconferencias familiares, otra majadería. Tanto "papá" "cariño" "te espero" y tanta mierda. Menos mal que yo no tengo familia. La familia te debilita, no te refuerza. ¿Pues no querían ponerme fotos de mi perro? Mi perro está bien donde está y él lo sabe. Si vuelvo, ya lo iré a buscar. Si vuelvo... En la revisión de las tres de la madrugada el sensor 17 estaba borroso. No lo he comentado ni lo he reflejado en el parte. En el manual no aparece como avería importante. Sólo si después de 120 minutos se asocian los sensores 19 y 23. La siguiente revisión le toca a George, se la voy a cambiar con el pretexto de que descanse. Me apuntaré a las dos revisiones nocturnas. Si a las 8 de la mañana hay tres sensores borrosos, ya será cuestión de actuar. Y actuar, ¿cómo? George ha vuelto a vomitar. Henry parece que va a estallar, no creo que pueda abrir los ojos. Tom tiene un sueño agitado que no me gusta nada. El manual dice que uno de los efectos es quedarse sin propulsión. Parados, suspendidos en el espacio. Hasta que a los de allá abajo se les ocurra la manera de rescatarnos, claro.
Pero no pasa nada,chico, no pasa nada. Aprovecha cuando estén los tres dormidos, y pinchas sus tubos un par de veces. Y cuando los sensores fallen, te mecerás suavemente, tú solo, la música a todo volumen, aguardando el próximo agujero negro... el próximo agujero negro.

(29 septiembre 2016)


Facebook me recuerda este relato de 2016, que yo había traspapelado, y que me gusta bastante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario