jueves, 26 de diciembre de 2019

EL MUNDO Y YO






Esta es la primera portada que tuvo mi única novela. en su primera versión. Es un precioso diseño de mi hijo P, siempre quise que él diseñara las portadas de mis libros, y así la publicó Bubok. 

Un tiempo después retiré la novela, la reescribí, le añadí varios capítulos y más personajes. Para entonces había conocido a un dinámico profesor de escritura, que me recomendó publicararla en Amazon y  cambiarle la portada, pues era muy poco comercial; y los de Amazon opinaron lo mismo. En esos tiempos lo único que quería era ver la novela publicada y cedí, no sin pena. Mi hijo P, cuando se lo comenté, me contestó entre risas: "madre, lo de que no soy comercial me lo han dicho tantas veces que lo tengo asumido, no te preocupes".  He cometido varios errores por el afán y la urgencia de tener libros publicados, craso error en este país, como he comprendido o me han hecho comprender después. (Algo malévolamente os comentaré que, con la nueva portada, y alguna buena opinión que agradezco, no se vende apenas).

Ahora ya no me importa publicar o no publicar, me conformo con este blog de fabricación casera para escribir relatos, fantasías o lo que se me ocurra. Y alguien las leerá, con que sea una persona me basta. La vanidad no es buena consejera en absoluto, por fin lo he comprendido.

Pero cada vez me identifico más con ese primer diseño de mi hijo. Yo soy esa figura femenina, con su sombra o su otro yo, que desde fuera de la tierra la miran atentamente. ¿Con cierto cariño? ¿desconociéndola? ¿con sorpresa? ¿con tristeza? Todas esas sensaciones han estado en mi interior varias veces en los setenta y cuatro años que llevo habitando el planeta Tierra.

A causa de mi falta de atención, o de memoria, en la vida normal, soy defensora acérrima de las listas; en papel, en el móvil, en el Ipad, pegadas en la puerta de la nevera... Y hoy quiero que esa mujer y su otro yo que miran la Tierra desde fuera, elaboren una lista de deseos acerca del planeta y de sus avatares.

Primero, y lo que más me ocupa últimamente: Quiero que alguien me explique (todos dicen que no lo encontraré) el sentido de todo esto. Por qué el género humano aparecimos un buen día aquí. Por qué llevamos miles de años haciendo lo que buenamente podemos, por decirlo de una forma bondadosa. Y ¿para qué? ya que la historia va de mal en peor y parece no importarle a nadie.  ¿Qué sucederá luego, un buen día en el que los humanos hayamos desaparecido? ¿Es cierto eso de que somos los únicos habitantes del universo? Me extraña, no es lógico.

No admito las explicaciones religiosas. Son elaboraciones para consolar y tranquilizar a la gente que, como yo, no entiende nada. Les dicen que tengan fé, que se agarren a ello, que ya verán qué bonito. A mí no me gusta la palabra fé, en mí no existe. La fé a ciegas. Yo quiero saber para entender, y cuando entiendo, sea de mi gusto o no, me quedo tranquila. Ahora sigo investigando. Estoy segura que en algún lugar, en algún libro, en algún arcano conocimiento, está lo que yo busco.

Otros deseos:

Las personas no pueden morirse solas y abandonadas, tanto en la calle como en sus casas.

Me gustaría que la política actual desapareciese totalmente y pudiéramos volver a elaborarla desde cero. Todos a una y con buena voluntad. Porque tiene que volver a nuestra mente que todos, todos, somos iguales. Y tenemos los mismos derechos.

Me gustaría que vuelvan el respeto, la buena educación, incluso la cortesía (pero claro, es que yo me estoy haciendo vieja).

Los padres educan en casa con cariño y seriedad, los colegios enseñan matemáticas, historia...

Un hijo no es un florero, ni un bien social: un hijo es lo mejor de tu vida, y que además te la cambiará para siempre, aunque se haga mayor.

Si adoptas (niños, perros), por favor, no los devuelvas ni los abandones. Les has concedido la oportunidad de quererte con todo su corazón.

Tengo muchísimos más, pero no quiero ser pesada. Ojalá que en el año 2020 (me encanta esa cifra) sea posible que se realice, al menos, alguno de ellos.

Tampoco me gusta mucho la palabra felicidad, es muy interpretable desde el egoísmo. Pero, por favor, estad a gusto con vosotros mismos, mirad más, escuchad más. Y, a veces, el silencio es muy buen compañero y consejero.

Buenas noches.






6 comentarios:

  1. A mi también me gusta mucho la portada de P. Y sigo opinando que el relato corto y costumbrista lo bordas. Y tu pide pide que es gratis. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la portada, pero me gustan mas tus dudas, tus preguntas y tus inquietudes. ¿Qué sentido tiene esto, te preguntas? Ninguno, Luisa, ninguno, simplemente vivir. Es como preguntarte por el sentido de la vida, su sentido es vivirla. Explicaciones religiosas dices que no te valen y haces bien. Hace ya muchos años un sacerdote, al querer responder a mis cuitas religiosas, me dijo que la fe era un don de dios y que él lo repartía a su modo y manera, por lo que me escuchaba, a mi no me había llegado casi nada de ese don divino.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Martin. Siempre me entiendes.

    ResponderEliminar
  4. No puedo estar más de acuerdo con todos tus deseos. Una, en su corazón cree, predica en arena, que sólo el Amor le da sentido a esto. No sé cómo, ni de qué manera. No son palabras bonitas, es lo que siento en mi corazón muy hondo, muy cierto. Y solo sé que no sé nada....., salvo Amar a la Humanidad, a la Vida, a mi misma....(duro aprendizaje) y como colofón solo puedo decirte que te amo, ayer, hoy y siempre.

    ResponderEliminar
  5. Marialuisa querida, por eso somos hermanas de corazón.

    ResponderEliminar