viernes, 19 de abril de 2019

AMENAZA LLUVIA


Por fin no ha llovido. He llorado yo, con todas mis lágrimas, mi alma, mis sentimientos, mi infancia, mi juventud. Mis recuerdos.

Es un mediodía oscuro, pero no llueve. Sólo ráfagas de viento. Sensación desapacible. Nos hemos metido dentro, como se suele decir. Hemos comido, hemos bebido, nos hemos dicho nuestras verdades, las propias de cada uno. A algunos les brotaban lágrimas. Yo he seguido llorando.

La vida pasaba ante mis ojos y también los que estabais a mi alrededor en la mesa, con unos años menos, con más nerviosismo, con más violencia. Y yo no lo podía resistir.

Tres horas después, nos hemos despedido.

¿Por qué es tan difícil quererse tranquilamente? Aunque no llueva


***************************************


1 comentario: