martes, 17 de octubre de 2017

DIBUJANDO CON TEO




El domingo pasado, como todos los demás, fue el día de Teo.

Nos gusta dibujar juntos y, en un momento dado, me pidió que le pintara el coche de mamá. De hecho, el coche “amaío” es el coche de papá, puesto que mamá no conduce.

Pero yo, con Teo, vuelvo a mi niñez. Además, sus deseos son órdenes para mí.

Y entre risas surgió en el papel (yo sentada ¡en el suelo!) el coche amaío de mamá.

Experiencia super gratificante. Hace tiempo que me ronda la idea de volver a dibujar, y creo que, una vez más, Teo me ha ayudado a tomar la decisión.

Suerte de vida.


****************************************



No hay comentarios:

Publicar un comentario