jueves, 21 de septiembre de 2017

TU ESTUDIARÁS.






Último y definitivo suspenso. El número catorce, o sea, el curso completo a la mierda.

En casa no lo pueden saber de ninguna manera. No pueden descubrir que estoy en primero y no en tercero (el último). Que llevo dos años sin matricularme. Que me gasto el dinero que me dan mis padres con Dani.

No sé qué voy a hacer.

Además, Dani se ha ido con otra, que está forrada y no pregunta. No sé si ha sido bueno que Dani me haya enseñado ese modo de vida, esas sensaciones. Porque lo que a mí me va a tocar será muy diferente. Y no me gustará.

Mis padres están deseando que acabe esta "carrera corta con muchas salidas". Que si los curros que voy a encontrar, la pasta que voy a ganar... Lo odio. Yo quería ser escritora, estudiar Letras. Pero "de eso no se come" Vaya futuro me espera.

¿Me espera?

Confiaba en la administrativa de pelo blanco, pero no sé por qué. Será porque una vez le descubrí una mirada comprensiva, como si entendiera todo. Pero hoy ha sido un muro blanco y frío. No hay solución. Repetir curso de nuevo o abandonar. Y, aunque escriba al rector, dice que no me va a servir.

No he ido a comer a casa, con la eterna excusa de estudiar con Charo. La palabra mágica estudiar les deja como una seda, a mis padres. Si supieran que, en esta mierda de carrera, no he estudiado nunca. Pero tampoco soy capaz de decirles la verdad y destrozar sus tontas ilusiones.

¿A cambio de qué? 

En la sala de estudio del último piso, dos o tres grupos charlan sin disimulo, no hay vigilancia. El sol entra por las ventanas abiertas. Observo a la gente y la veo muy lejana, no tengo nada que ver con ellos ni con sus risas. Tampoco tengo amigos. Yo creía que Dani era mi amigo. Los compas del barrio dicen que soy una gilipollas universitaria.

El sol me llama. La ventana de más cerca está abierta. Nadie se inmuta cuando acerco una silla y la coloco debajo. Nadie se inmuta cuando me subo a ella y me encaramo al antepecho.


***********************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario