viernes, 26 de abril de 2013

UNA NIÑA QUIERE HABLARME

niña puerta photo





Hace días que quiere hablarme una niña.

Trenzas marrones y grandes ojos oscuros.


Me observa, me sigue, se para cerca de mí.


Yo no quiero hablar con ella, no le hago caso.


Intento concentrarme en otras cosas.



Sentada en el escalón de una puerta borrosa

me espera tranquila;


saca del bolsillo una muñeca de trapo 


y alisa su vestido, mirándome de reojo.


Y yo me agarro a cualquier cosa.


Pongo la radio. Quito la tele.


Plancho montones de ropa húmeda.


Cambio el agua de las flores. Y dejo pasar el tiempo.



De noche, al acostarme, ya no la veo.

Pero sé que ella también se acurruca a dormir


con su muñeca entre los brazos,


esperando que yo despierte.


No aparece en mi sueños, pero no le importa.



Siempre está en los lugares que amo.

A veces se tumba bajo mi árbol preferido y me mira fijamente,


como diciendo "vamos, vamos".


Otras veces contempla el sol que desaparece tras el mar.


Y la brisa nos levanta a las dos el flequillo.



Intuyo que finalmente hablaremos .

Sé que me va a preguntar lo que no quiero responder.


Que me recordará lo que llevo una vida intentando olvidar:


por qué no abrí aquella puerta,


por qué los dobleces, disimulos y cobardías,


por qué desilusionar a los niños.



Después pondrá su muñeca en mi regazo,

y me consolará.




6 comentarios:

  1. Esto es lo más parecido a un poema que he escrito nunca. Le tengo cariño, creía que lo había perdido y lo acabo de encontrar.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó en su día y me re-encanta ahora. Se echan de menos las tardes de lectura-escritura con vosotr@s. Muchísimos besos, Luisa.

    ResponderEliminar
  3. me parece excelente... tendría que releerlo muchas veces para hacer un análisis más profundo pero así de primera impresión me deja flipada... de verdad.

    es como un análisis psicológico.

    por todo el poema corre el fantasma de algo que te da miedo y que al mismo miedo ya se ha hecho tan cotidiano que convives con ello con naturalidad.

    quizá la niña sean tus miedos que siempre te acompañan.

    ay, que estoy yo muy psicoanalítica... je je

    biquiños,.

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito Ludovica! yo conocí una niña asi, era un amor de niña, era una niña muy parecida a todas nosotras, o era todas nosotras?

    ResponderEliminar
  5. […] había conocido Anabel a través de Facebook, al leer un precioso y emotivo poema de Luisa “Una niña quiere hablarme” que tenía publicado en su página y que muy amablemente compartió con todos nosotros en la […]

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, AventArte. Vosotras me proporcionasteis a mí un tarde inolvidable

    ResponderEliminar